Los riesgos psicosociales. Según el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT), los riesgos psicosociales son: “Aquellas condiciones que se presentan con la capacidad para afectar el desarrollo del trabajo y la salud del trabajador”

Actualmente, ¿Cuáles son los riesgos psicosociales más comunes en la empresa?

Los riesgos psicosociales, son diferentes en función de si trabaja en una empresa (trabajador por cuenta ajena) o para otra empresa (trabajador por cuenta propia).

Para el trabajador que pertenece a una empresa:

De los riesgos psicosociales, el que está cursando más, es el trastorno de ansiedad, como si la sensación de agobio fuera continua,  reforzado por la posibilidad de la pérdida del puesto de trabajo, provocando durante la jornada laboral al trabajador una falta de concentración y a nivel personal, dificultades para conciliar el sueño.

Otro riesgo es la carga mental que repercute directamente en los trabajadores. “Menos personal y más trabajo” es una de las expresiones más oídas y expresadas por los empleados. Se complica el trabajo, no sólo porque se tienen que hacer más tareas, sino que además, los objetivos son más complicados de alcanzar.

Para el trabajador externo a la empresa:

El síndrome de agotamiento psíquico o burnout. Es un tipo de estrés laboral, característico de los trabajadores que trabajan en relación directa con personas externas a la empresa. Se produce porque se tiene que dar mayor rapidez en la realización de las tareas y el nivel de exigencia que se pide en la realización del trabajo es muy alto. Vienen fundamentadas por tres motivos: expectativas del trabajador con respecto al trabajo defraudadas, falta de control sobre la situación, e imposibilidad  de corregir la situación.

– ¿Cuáles son las consecuencias para las compañías?

La falta de trabajo en equipo. La sensación de inseguridad y la situación económica-laboral hace que los trabajadores estén más pendientes de sí mismos, comportándose de forma más individualista o con actitudes de clausura en vez de apertura. Lo que favorece la falta de participación, que repercute en un mal clima laboral en todos los niveles de la empresa. Los trabajadores con una actitud de clausura, son proclives a la accidentabilidad, porque se sienten fatalistas, despreocupados y rebeldes ante los procedimientos y/o las normas.

La falta de creatividad. Un exceso del nivel de exigencia hacia el desarrollo del trabajo favorece hacer las tareas de forma rutinaria, para “no perder el tiempo” y desviar la atención del trabajo que se está realizando en ese momento.

Orientación a resultados y la falta de liderazgo. El orientarse a resultados, implica una presión por parte del jefe muy fuerte. Lo que implica una situación donde las relaciones humanas “se enturbian” y lo único que preocupa es conseguir los resultados, a costa del empleado.

– ¿Han cambiado las enfermedades o dolencias con la presente situación laboral?.

Las enfermedades siguen siendo las mismas, pero son más las dolencias que se producen. Se han agudizado más los riesgos psicosociales.

– ¿Cómo están actuando las empresas, cuidan la prevención de riesgos o actúan a posteriori?

En general, se está insistiendo mucho en la prevención de riesgos, sobre todo en las grandes empresas. La fórmula más usada es la formación, que se ha convertido en “la pastilla” que lo cura todo. Es un comportamiento reactivo, porque la situación laboral es la que es.

– ¿Qué se puede hacer para detectarlas?

La empresa es un ente vivo que está en constante cambio. Se mueve y reacciona ante las problemáticas y se alimenta de éstas. Las tendencias actuales de las empresas, son un intento por ir haciendo más prevención y provocar la toma de conciencia de las problemáticas. Dichas problemáticas, se van registrando.

Lo que impide la recogida de datos para actuar adecuadamente, es que el trabajador está asumiendo su tensión individual, como algo natural, se está dando “la callada” o “queja no expresada” por miedo a las consecuencias. Es un círculo vicioso que impide a los prevencionistas recoger los datos necesarios para actuar. Solamente se pueden recoger los datos, cuando la tensión individual pasa a tensión colectiva a modo de reivindicaciones, interrupciones o huelgas. Es decir, de forma reactiva.

¿Cómo se tratan estas dolencias y qué se puede hacer para prevenir que el trabajador vuelva a caer?

riesgos psicosociales

riesgos psicosociales

La empresa es consciente de que el ritmo de trabajo ha aumentado. Para ello, se están abordando técnicas relacionadas con mindfulness. No hay una definición directa. En realidad, se trata de tomar conciencia de lo que se está haciendo en un momento determinado. Lo que ayuda al trabajador a “desconectar en ese momento” de todo lo que le preocupa en ese instante, disminuyendo los riesgos psicosociales.

Otro aspecto, de interés de la empresa es potenciar la resiliencia o capacidad para que el trabajador supere “el dolor emocional”.

Por último, existen otro tipo de terapias para como la risoterapia o psicología del humor, que se fundamenta en el cambio de enfoque. Ver las cosas “desde otra perspectiva” para provocar en el trabajador beneficios mentales y emocionales, para terminar con los riesgos psicosociales.

 

Suscribirte a nuestro blog