Conflicto, Alfonso Alonso publica en la revista Capital Humano un nuevo artículo sobre Michael Jordan y el conflicto. (Ver en formato Pdf de la revista Capital Humano)

Michael Jordan es una figura emblemática al estar considerado por la mayoría de aficionados y especialistas como el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos.

En su palmarés tiene seis anillos, 10 títulos de máximo anotador, 5 MVP de la temporada, 6 MVP de las Finales, y además un promedio de 30,1 puntos por partido en toda su carrera. En definitiva, el mayor promedio en la historia de la liga NBA.

La zona natural de Jordan, era la de escolta,

aunque también jugó como base y alero. Si bien es cierto que se desenvolvía por toda la cancha perfectamente. De la misma forma, el Modelo de Eficacia en la Resolución de Conflictos (MERC) propone 9 zonas estratégicas diferentes, según los niveles de eficacia para la gestión del conflicto. Saberse mover por todas las zonas es fundamental y determinante, al igual que lo hacía Mr. Air Jordan.

En el MERC, las zonas son los cuadrantes imaginarios o resultantes en los que se sitúa la persona frente al conflicto. Teniendo en cuenta las variables: “lo que pretendo conseguir” y “lo que creo que pretende conseguir el otro”.

Jordan, antes de jugar un partido, visualizaba todos los posibles movimientos de sus adversarios, y a su vez, se visualizaba a sí mismo realizando también los posibles movimientos para realizar su jugada. Desde debajo del tablero, tirando triples, driblando al oponente, etc. Es decir, desde cualquier zona ante cualquier adversario.

En el MERC, la zona establecida se identifica con la estrategia que se está utilizando.

Cada zona o cuadrante es el resultado del diálogo realizado entre las partes en conflicto. Son en definitiva, las acciones resultantes. Durante la gestión del conflicto, se puede ir cambiando de zona. Este cambio viene determinado por el análisis realizado, a través, o como consecuencia, del intercambio de argumentos y acciones durante la gestión del conflicto. Lo que da lugar a diferentes estrategias en función del intercambio de la información entre las dos partes.

Durante la gestión del conflicto, o del partido al igual que lo hacía Jordan, se irá pasando por diferentes zonas o cuadrantes, en donde las partes involucradas obtendrán resultados tanto previstos como inesperados, derivados del análisis del conflicto.

Las 9 zonas para la gestión del conflicto son:

  • Zona Eficaz.

    Hay una voluntad de resolver el conflicto para que ambas partes salgan lo más beneficiadas posible.

  • Zona Nula.

    Aparentemente absurdo realizar esta estrategia o mantenerse en este cuadrante, debido a que ninguna de las partes implicadas se posicionan de forma adecuada para conseguir lo que pretenden.

  • Zona Egoísta.

    Esta zona se utiliza y se presenta desde una postura radical por parte de “lo que yo pretendo conseguir”, hasta incluso, una actitud absurda, que podría estar provocada por el ego o la soberbia.

  • Zona Altruista.

    Se utiliza si el tema que se está tratando durante el conflicto es mucho más importante para la otra persona que para uno mismo, por lo que requiere una visión a largo plazo. De esta forma, existe una especie de autosacrificio a corto plazo para estar favoreciéndose una solución del conflicto a futuro.

  • Zona Común.

Es la zona más cómoda, en cuanto a que ninguna de las dos partes reflexiona lo suficiente sobre las distintas alternativas posibles, “conformándose” ambas partes tanto con el esfuerzo realizado, como con lo que consiguen.

  • Zona Abusiva.

    Esta zona está relacionada con el abuso de poder, frente a la “destrucción” de la otra parte. Es la zona más destructiva hacia una de las partes: el otro.

  • Zona Bélica.

    Esta es la zona más negativa y demoledora de todas, se trata de la estupidez humana en grado superlativo. Es la destrucción de ambas partes, se trata de “morir matando”. El posicionamiento en esta zona, puede darse debido a una expectativa negativa de una persona respecto de la otra.

  • Zona Imprudente.

Es la zona generosa por excelencia. Se puede hablar de exceso de altruismo. Está concebida como zona imprudente dado que se pierde mucho más de lo que tiene previsto ganar.

  • Zona Suprema.

    Es la zona más positiva, se trata de la inteligencia humana en grado superlativo. La actitud positiva es lo que genera la máxima potencia. Se genera una sensación de bienestar recíproco, avalado por un grado de confianza insuperable.

 

El fin último de todo conflicto es solucionarlo.

Por eso dominar todas las zonas es lo más productivo. Así lo entendió Michael Jordan, y los resultados lo confirman, ya que fue nombrado en diez ocasiones para el mejor quinteto de la NBA. En el defensivo nueve veces, fue líder en robos de balón durante tres años. Hoy en día, es considerado como uno de los mejores defensores de la historia del baloncesto.

Ofensivamente era casi imparable, siendo ganador de dos concursos de mates consecutivos, muy fiable en la línea de tiros libres, y recordado por una de sus jugadas más clásicas. El fadeaway, lanzar echándose para atrás con tiro en suspensión. También se le recordará desde la línea de triples y como reboteador.

Estar en una zona lo hacen todos los jugadores, desenvolverse en todas las zonas, lo hacen los elegidos. Michael Jordan era un atleta que tenía presente todas las zonas. Sus estrategias y decisiones funcionaban casi en automático. Por todo ello, saber estar pensando y jugando en todas las zonas es lo que hace que el desarrollo del conflicto, se resuelva. Si quieres ser un Jordan del conflicto, visualiza todos tus posibles movimientos y los de la otra parte, es la única forma de salir ganando el partido.

Tú… ¿en qué zona te mueves?